El tiempo cíclico; tan utilizado por García Márquez en sus obras; reaparece aquí minuciosamente descompuesto en cada uno de sus momentos; reconstruido prolija y exactamente por el narrador; que va dando cuenta de lo que sucedió mucho tiempo atrás; que avanza y retrocede en su relato y hasta llega mucho tiempo después para contar el destino de los supervivientes. La acción es; a un tiempo; colectiva y personal; clara y ambigua; y atrapa al lector desde un principio; a pesar de que conoce el desenlace de la trama. La dialéctica entre mito y realidad se ve potenciada aquí; una vez más; por una prosa tan cargada de fascinación que la eleva hasta las fronteras de la leyenda. «El día en que lo iban a matar; Santiago Nasar se levantó a las 5.30 de la mañana para esperar el buque en que llegaba el obispo. Había soñado que atravesaba un bosque de higuerones donde caía una llovizna tierna; y por un instante fue feliz en el sueño; pero al despertar se sintió por completo salpicado de cagada de pájaros»

CRÓNICA DE UNA MUERTE ANUNCIADA- GABRIEL GARCÍA MÁRQUEZ

$849
Sin stock
CRÓNICA DE UNA MUERTE ANUNCIADA- GABRIEL GARCÍA MÁRQUEZ $849

El tiempo cíclico; tan utilizado por García Márquez en sus obras; reaparece aquí minuciosamente descompuesto en cada uno de sus momentos; reconstruido prolija y exactamente por el narrador; que va dando cuenta de lo que sucedió mucho tiempo atrás; que avanza y retrocede en su relato y hasta llega mucho tiempo después para contar el destino de los supervivientes. La acción es; a un tiempo; colectiva y personal; clara y ambigua; y atrapa al lector desde un principio; a pesar de que conoce el desenlace de la trama. La dialéctica entre mito y realidad se ve potenciada aquí; una vez más; por una prosa tan cargada de fascinación que la eleva hasta las fronteras de la leyenda. «El día en que lo iban a matar; Santiago Nasar se levantó a las 5.30 de la mañana para esperar el buque en que llegaba el obispo. Había soñado que atravesaba un bosque de higuerones donde caía una llovizna tierna; y por un instante fue feliz en el sueño; pero al despertar se sintió por completo salpicado de cagada de pájaros»