A fines de los años noventa; una ola de suicidios conmovió a Las Heras; un pequeño pueblo petrolero de la provincia de Santa Cruz. La mayoría de los muertos tenía alrededor de veinticinco años y eran habitantes emblemáticos de la ciudad; hijos de familias modestas pero tradicionales. Sin embargo; la lista oficial de esos suicidios nunca fue confeccionada. Leila Guerriero viajó a este desolado paraje de la Patagonia; habló con los familiares y amigos de los suicidas; recorrió las mismas calles y visitó cada rincón del pueblo. El resultado es este relato descarnado y preciso que no solo reconstruye los episodios trágicos de esos años sino que también pinta magníficamente la vida cotidiana de una comunidad alejada de las grandes ciudades. Las Heras; con su magma de desempleo y falta de futuro para los jóvenes; es un enigma cuya resolución dista de ser definitiva: los suicidios; como un destino funesto; se sucedieron durante mucho tiempo. Esta es una crónica inquietante que se lee con fascinación y que devela una realidad marcada por el horror; los prejuicios y la indiferencia.

Los suicidas del fin del mundo

$1.100
Los suicidas del fin del mundo $1.100

A fines de los años noventa; una ola de suicidios conmovió a Las Heras; un pequeño pueblo petrolero de la provincia de Santa Cruz. La mayoría de los muertos tenía alrededor de veinticinco años y eran habitantes emblemáticos de la ciudad; hijos de familias modestas pero tradicionales. Sin embargo; la lista oficial de esos suicidios nunca fue confeccionada. Leila Guerriero viajó a este desolado paraje de la Patagonia; habló con los familiares y amigos de los suicidas; recorrió las mismas calles y visitó cada rincón del pueblo. El resultado es este relato descarnado y preciso que no solo reconstruye los episodios trágicos de esos años sino que también pinta magníficamente la vida cotidiana de una comunidad alejada de las grandes ciudades. Las Heras; con su magma de desempleo y falta de futuro para los jóvenes; es un enigma cuya resolución dista de ser definitiva: los suicidios; como un destino funesto; se sucedieron durante mucho tiempo. Esta es una crónica inquietante que se lee con fascinación y que devela una realidad marcada por el horror; los prejuicios y la indiferencia.